Hace dos semanas, en un foro de profesionales de los Recursos Humanos, un reconocido directivo del sector, Enrique, espetó un «los jefes no tienen que motivar«; y lo hizo así, sin pestañear. Seguir leyendo «Los jefes no tienen que motivar (no es una errata).»