Escribí sobre mí: “odio la tendencia general a negar el fracaso, sin el que no hay aprendizaje“. Y día a día me doy cuenta de que esta tendencia más parece una especie de religión cuyo primer precepto sea “yo nunca me equivoco”. Seguir leyendo “La aceptación del error como vía de aprendizaje”