La propiedad intelectual es un debate poliédrico, con infinitas caras y aristas. Por eso es necesario abordarlo desde múltiples perspectivas. La del creador, la de la industria, la del consumidor… También es necesario reconocer que se desdibujan viejas fronteras: el consumidor también es creador, el creador es consumidor, el creador produce, la industria crea, el consumidor genera nuevos modelos de negocio… Y todo ello en un marco de transformación, el de la transformación digital que dicta nuevas normas. Seguir leyendo “Crea cultura, que me muero”