Me hablaba Eduardo de las trampas que nos hace nuestro cerebro. Una de ellas es que el cerebro automatiza procesos para ahorrar energía. De ahí los prejuicios, que no son malos per se, sólo nos ayudan en esa tarea. Seguir leyendo “El asesino de Oslo y las creencias de ‘los otros’”