¿Se deben borrar los tuits (tuit mejor que tweet)? ¿Es bueno borrar tuits? ¿En qué casos no debe borrarse un tuit? Esto me recuerda algo que hace unos días nos decía Marcos de Quinto en la II edición del Digital Execs Dinner: “de Social Media nadie sabe nada”. Yo tengo dos buenos amigos que saben mucho de Social Media. Para confirmar la afirmación de Marcos de Quinto, uno cree que es una pésima práctica, y la otra, algo bastante razonable.

Mi opinión sobre el borrado de tuits está muy alejada de lo que dicen las tablas de la ley del Social Media. Esas tablas de hormigón con las que algunos te quieren golpear cuando cometes un pecado de herejía contra las verdades de Dospuntocerolandia. Esas tablas, en su tercer mandamiento, dicen “Nunca jamás borrarás un tuit”. Mi postura es mucho más próxima a la de mi amiga.

El borrado de tuits tiene sentido si se da alguna de las siguientes circunstancias:

1. Los tuits a borrar, a pesar de estar en abierto, forman parte de una conversación privada (nunca una discusión que aporta puntos de vista sobre un tema) y finalizada.

2. Cuando los tuits no aportan ninguna información, son puras formulaciones de cortesía o, por qué no decirlo, son una chorrada intrascendente a la que una vez escrita, le das unas horas y la borras. A modo de ejemplo:

– @fulano Mañana te veo donde siempre

– @mengano ¡Un placer!

– @perengano muchas gracias! jejej dale nena que me voy de aqui tatuadaaa!jeje

– Buenos Dias/Tardes, Damas y Caballeros de los 140 caracteres!…vosotr@s que tal?

3. Cuando los tuits no forman parte de tu “línea editorial”. De repente un día dices “Vaya luna bonita” y pasadas unas horas o días decides que no eres astrónomo, que el tuit no aporta información y que cuando alguien vea tu time line quieres que se vea que lo que a ti te gusta es, por ejemplo, la cocina asiática y las lenguas clásicas, que es por lo que eres realmente conocido.

4. Cuando los tuits contienen faltas de ortografía, tipográficas, enlaces erróneos, hashtags olvidados… y te das cuenta en el mismo momento en que los publicas. Las faltas de ortografía son la halitosis de las redes sociales. ¿Por qué no evitarlas? Creo, como Rodrigo Burgos, que en este caso es muy recomendarlas borrar y reescribir. Con una excepción: que te pillen. Entonces, mejor un guiño a tus seguidores, hazles ver que algún defecto tenías que tener… aunque sea esporádico. Por favor, nunca las justifiques con un “bueno, se entiende igual” o barbaridades semejantes. Sé que ésta es una apreciación muy personal, pero justificar una falta de ortografía por esa vía es tan elegante como pasar la lengua por el plato.

5. Cuando no has sido tú. Me explico: cuando ese tuit lo ha escrito tu hijo menor (suele tener esta sintaxis: “ggpj agaiag gajjjgai86upejh , aga`g”) o bien, algo ha hecho tu dedazo sin tu permiso: pasa con algunos retuits, tú querías avanzar en tu timeline y sin querer hiciste retuit.

Mi planteamiento es que el borrado de esos tuits no deben suponer ningún problema, no planteo la obligación o recomendación de eliminarlos. Es tu elección.

En cambio, un tuit no debe borrarse si:

1. Forma parte de una discusión sobre algún tema con otras personas. Por respeto a esas persona y a quien pueda leer la discusión, el hilo debe permanecer completo.

2. Cuando en una conversación crees que has metido la pata. Borrarlo puede multiplicar su efecto. En estos casos, mejor un tuit de aclaración o rectificación.

3. Cuando te has prestado a una estrategia comercial, pagada o no, y no quieres que a los pocos días permanezca un tufillo comercial en tu timeline. Esto es un error, porque alguien te podrá poner colorado en algún momento. Y sobre todo, porque tus seguidores ya te habrán padecido igualmente. No participes en aquellas estrategias de comunicación de las que no te sientas cómodo.

¿Crees que hay algún otro caso en el que un tuit pueda borrarse sin mayor consideración y, al contrario, algún otro caso en el que no deba eliminarse?

Hay quien cree que hay una regla superior: tú borras de tu timeline lo que te da la gana, por el simple hecho de darte la gana. ¿No es buen motivo? Quizás sea el mejor de los motivos pero no de las estrategias.

Buena semana.

.

Post relacionados:

Yoani Sánchez: el activismo en las redes sociales

Redes sociales: riesgos y responsabilidades de uso

Redes sociales: objetivos, usos y experiencias

El torpe comunicado de Unidad Editorial sobre el uso de las redes sociales

Cómo (no) usar (nunca) las redes sociales

El caso Carlota Sacristán (su jefe se burla porque tiene sólo 2 seguidores en Twitter)

.

Anuncios