.

Soy Jorge Segado. Nací a finales de 1974, en un país que atravesaba por momentos difíciles, a nivel económico, político y social. Esto me lo contaron, lo he estudiado y siempre me ha interesado, pero es algo de lo que no tengo recuerdos. Sí recuerdo mi familia por aquel entonces, como un entorno sereno y feliz. Es la imagen de lo que quiero para mis hijos.

No es más feliz quien tiene éxito, pero sí tiene más posibilidades de éxito el que es feliz. Y yo soy feliz. Personalmente, tengo una familia y unos amigos que son un regalo; aunque quizás todos ellos mal correspondidos.

Profesionalmente, ligado a los medios de comunicación en internet desde 1997, sigo aprendiendo y disfrutando todos los días. Trabajo para vivir, pero, si no me hiciera falta, también lo haría, y lo haría en mi sector.

Siempre he sentido la necesidad de emprender, y es algo que hago recurrentemente. En este capítulo he cosechado pequeños éxitos y grandes fracasos. Odio la tendencia general a negar el fracaso, sin el que no hay aprendizaje.

Sigo ligado al mundo de la universidad y colaboro en cursos y masters relacionados con la transformación digital. También colaboro con otras instituciones y organizaciones asesorando proyectos.

Creo en las personas por encima de las organizaciones, y en el individuo por encima de la sociedad. Me aterra la coartada de “lo social” que el poder político exhibe con frecuencia frente a la libertad personal del individuo.

Me apasiona el lenguaje, nuestro idioma -el español-, las tertulias y las discusiones. Disfruto de la literatura y adoro el libro como objeto. Creo que hay vida después de la muerte, pero también antes, obviedad ésta de la que a menudo nos olvidamos.

Defiendo la inocencia y la pasión como modos de vida. Creo que la acción humana sólo puede tener tres vectores: la verdad, la belleza y la bondad. Fuera de ellos, ningún acto nos trasciende, y lo que no nos trasciende, se agota en sí mismo.

Espero dejar un mundo mejor que el que he encontrado y haber tenido algo que ver en ello. Por ese orden.

.

.