Mariss Jansons, dirigiendo con optimismo

La economía del optimismo

 

Chechu Lasheras es director de Zanox para Iberia y LATAM con oficinas en Madrid y Sao Paulo. Es profesor asociado del Instituto de Empresa y también da clases en el Master de Internet Business MIB (de ISDI). Participa de manera frecuente en congresos y, por si no fuera suficiente, ha decidido acercarnos el perfil de los más relevantes directivos de internet en España en una doble vertiente: profesional y personal.

La serie de video-entrevistas ha comenzado con Joshua Novick (CEO de Antevenio) y con Javier Rodríguez Zapatero (Director General de Google para España, Portugal y Turquía).

Me ha llamado la atención ver cómo entre estos dos directivos de referencia en España hay un denominador común y ese es el optimismo. Esa es la razón del título del post, Economía del optimismo, término que ahora acuño.

Joshua Novick se expresa en los siguientes términos:

“Tengo una familia estupenda, tengo una vida completa (…) El ánimo hay que tenerlo bueno, porque es la forma de salir de los momentos actuales malos. Es mirar las cosas con una sonrisa y seguir luchando para hacer las cosas mejorar”.

.

Incide en ello Javier Rodríguez Zapatero con una formulación más extensa, pero en términos parecidos: “Disfrutando de la vida que uno tiene (…) Me considero optimista, siempre veo el vaso medio lleno, siempre veo el lado bueno de la vida y eso me ha ayudado mucho a hacer muchas cosas, porque el éxito llega cuando crees que es posible que llegue. (…) El pesimismo es una barrera que te frena siempre en el desarrollo y en la capacidad de cambiar. (…) Veo que estamos más enfocados en mirar el problema que en mirar cuáles son las soluciones.”

.

Me acabo de inventar el término de Economía del optimismo para subrayar que la economía es una ciencia social, que las sociedades, y por tanto la economía, gestionan expectativas y que, cada uno desde nuestra responsabilidad, estamos obligados a provocar optimismo, no como placebo sino como estrategia de futuro. Siempre con los pies en el suelo.

Buena semana.

.

About these ads
This entry was published on 10 septiembre, 2012 at 19:11. It’s filed under Comunicación, Desarrollo profesional, Empresa, Internet, personal branding, Transformación digital and tagged , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

12 thoughts on “La economía del optimismo

  1. Gracias Jorge por tan buena recomendación. Muy buenas las entrevistas y, sobre todo, optimistas.

    Pilar Trucios

  2. Me encanta el concepto. Queda oficializado.
    Personalmente yo me manejo en un registro de pesimismo positivo. Es decir, preveo que las cosas puedan salir de la peor forma, pero trabajo con la ilusión de que puedan salir de la mejor posible. Es como el principio contable de prudencia aplicado a la gestión de las expectativas.

    En cualquier caso, encaja en la economía del optimismo

    Muy bueno, Jorge

    • Eso es optimismo con rigor, con los pies en el suelo. La obligación de quien planifica es prever todos los escenarios, claro que sí. Pero con la ilusión del mejor resultado siempre. Un abrazo.

  3. Patricia on said:

    Desde luego, imaginación e inventiva no te faltan. Y por qué no. Economía del optimismo. Término original y concepto novedoso y muy necesario en el escenario de pesimismo vital y fatalismo económico-financiero-estructural que nos envuelve como una niebla densa que no deja ver más allá. Me uno a tu teoría económica, a la ¿corriente? de pensamiento, a la estrategia de futuro que planteas. Este es Jorge, creando tendencia…
    Mi reflexión. Siempre he sabido que la actitud que uno tiene ante la vida determina en gran medida su andadura por ella. Y cuando digo determina, me refiero exactamente a eso: a que el optimismo o pesimismo vital condiciona nuestro presente y nuestro futuro (si me pidieran un porcentaje, lo situaría en un 50%). Si bien es cierto que cada uno es como es y tiene una predisposición natural a ver el vaso medio lleno o medio vacío, no es menos cierto que podemos forzarnos a contemplarlo desde la otra perspectiva. Y de eso se trata: de decidir cómo queremos ver el vaso, de pensar en positivo, de poner el foco en los escalones de subida y no en el hueco del ascensor averiado.

    • Hola Patricia, quizás, como dices, cada uno es como es, pero lo que planteo es que llegan más lejos los que se dejan empujar por su optimismo. Creo firmemente que no es más feliz el que tiene éxito pero tiene más posibilidades de éxito el que es feliz.

      Me gusta mucho lo del hueco del ascensor averiado o los escalones de subida. Me temo que lo voy a incorporar a mi discurso. :-)

      Un abrazo.

  4. Patricia on said:

    ¡Adelante! No tiene copy (copyright), esto que tú tanto defiendes…, ¡ja,ja!
    Y no es por marear la perdiz, pero ¿no te parece que ser feliz es un éxito en sí mismo? Esto de ser feliz para conseguir el éxito, o no conseguir el éxito porque no se es feliz…. da para una buena conversación (ese cafetito…). Porque ¿qué es el éxito?,¿en qué consiste?,¿en qué se basa?,¿de qué depende? Y no me mires así (esta foto tuya es tremenda). Eres tú, que me provocas.
    Buena semana para ti también. Y gracias, una vez más. Porque de un tiempo a esta parte me estoy dejando llevar por esta oleada contagiosa de pesimismo colectivo que atonta el alma y los sentidos; y artículos como el tuyo me ayudan a desentumecer y recuperar mi esencia.
    Un abrazo, Jorge.

    • Ser feliz es EL éxito. Lo demás son otros éxitos. Estoy con cambio de oficina, en cuanto cierre este capítulo te invito a tomar un café, claro que sí.

      Eso de que mi foto es tremenda… ¿qué quieres decir? ¿La cambio? ¡Que soy un inseguro!

      • Patricia on said:

        No la cambies. La foto es buena, tiene mucha fuerza. Tremenda por el encuadre, que potencia la mirada… 👀…penetrante…. pero sonriente a la vez; y el gesto, afable y cómplice, cercano. No, no la cambies. Me gusta. Es como tenerte aquí enfrente, hablando cara a cara contigo. Y buscas eso, ¿no?
        Y me vas a perdonar, pero ¿inseguro? ¡Venga ya! No-me-lo-creo…

      • Es que “tremenda” tiene tantas acepciones… :-)

  5. Anónimo on said:

    Me encanta tu acuñatura!!!! Es curioso por que hoy he visto tu economia de optimismo, y antes de ayer vi la Fábrica de la Alegría, en http://alegrar.me donde proponen fabricar o crear conscientemente nuestra alegría, optimismo….:-) Además que ya está bien de tanta crisis e historias. Está claro, que para cualquier tipo de aventura que te lances, el optimismo, la alegria ha de ser el ingrediente principal. Sino, a quien le interesa un jefe triste, un compañero triste, una pareja triste?? ha de haber alegría siempre.

    Me gusta, me gusta mucho lo de alegrar.me y lo de tu economia de optimismo, además de que suena genial!!! Un cálido y sonriente saludo!!!!

  6. Pingback: La Economía del Optimismo | Alegrar.me, La Fábrica de la Alegría

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: