Chechu Lasheras es director de Zanox para Iberia y LATAM con oficinas en Madrid y Sao Paulo. Es profesor asociado del Instituto de Empresa y también da clases en el Master de Internet Business MIB (de ISDI). Participa de manera frecuente en congresos y, por si no fuera suficiente, ha decidido acercarnos el perfil de los más relevantes directivos de internet en España en una doble vertiente: profesional y personal.

La serie de video-entrevistas ha comenzado con Joshua Novick (CEO de Antevenio) y con Javier Rodríguez Zapatero (Director General de Google para España, Portugal y Turquía).

Me ha llamado la atención ver cómo entre estos dos directivos de referencia en España hay un denominador común y ese es el optimismo. Esa es la razón del título del post, Economía del optimismo, término que ahora acuño.

Joshua Novick se expresa en los siguientes términos:

“Tengo una familia estupenda, tengo una vida completa (…) El ánimo hay que tenerlo bueno, porque es la forma de salir de los momentos actuales malos. Es mirar las cosas con una sonrisa y seguir luchando para hacer las cosas mejorar”.

.

Incide en ello Javier Rodríguez Zapatero con una formulación más extensa, pero en términos parecidos: “Disfrutando de la vida que uno tiene (…) Me considero optimista, siempre veo el vaso medio lleno, siempre veo el lado bueno de la vida y eso me ha ayudado mucho a hacer muchas cosas, porque el éxito llega cuando crees que es posible que llegue. (…) El pesimismo es una barrera que te frena siempre en el desarrollo y en la capacidad de cambiar. (…) Veo que estamos más enfocados en mirar el problema que en mirar cuáles son las soluciones.”

.

Me acabo de inventar el término de Economía del optimismo para subrayar que la economía es una ciencia social, que las sociedades, y por tanto la economía, gestionan expectativas y que, cada uno desde nuestra responsabilidad, estamos obligados a provocar optimismo, no como placebo sino como estrategia de futuro. Siempre con los pies en el suelo.

Buena semana.

.