El gran héroe americano

Pídeme lo que quieras: la coartada del héroe

 

Siendo muy niño alguien me contó algo que aún recuerdo muy bien: la vida no te va a exigir, con una altísima probabilidad, ningún acto heroico de esos tras los que, una vez llevado a cabo, te hagan una película. A cambio, será en el día a día donde tengamos la oportunidad de mostrar quiénes somos y que estamos dispuestos a hacer por los demás y por nosotros mismos. Yo, convencido hasta entonces de que sería un héroe de película cuando la vida me lo pidiera, de esos que eligen entre el cable azul y rojo para salvar a la humanidad, pasé a pensar que la heroicidad es algo mucho más cotidiano y mucho menos cinematográfico. Y, por tanto, mucho más incómodo y menos glamouroso.

Esta semana me envió Jaime el currículum de un primo suyo. Está en una situación desesperada tras dos años en paro. “Jorge, búscale algo, está dispuesto a hacer lo que sea”, me ha dicho Jaime. Y leí el CV intentando ver a quién le podría encajar pero ví que, tras dos años de paro, su conocimiento del inglés era medio. Y pensé, ¿si está dispuesto a “lo que sea” por qué no ha estudiado inglés?

El pasado fin de semana, en una piscina, una mujer le pide a su marido que se bañe con el niño. “Sabes que odio la piscina, pídeme lo que sea, pero eso no”, le contesta él.

Desde hoy pienso que frases como “pídeme lo que quieras” suelen ser una gran mentira. De las peores, no sólo para nuestro interlocutor sino para nosotros mismos. Si en dos años no hemos estudiado inglés siendo prioritario para nuestra carrera profesional o si no nos metemos en la piscina con nuestro hijo por pereza, no pensemos que el día que la vida nos pida un acto heroico, entonces sí estaremos preparados para ello, porque estaremos como la rana hervida: sin fuerza, sin tensión, sin músculo.

Sin hacer ahora lo que debemos, esperando el momento que no llegará mañana.

.

About these ads
This entry was published on 24 agosto, 2012 at 10:05. It’s filed under Otras and tagged , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

8 thoughts on “Pídeme lo que quieras: la coartada del héroe

  1. Patricia on said:

    Un juicio duro, Jorge, el que haces del padre de familia en paro por no haber perfeccionado el inglés durante el tiempo que lleva sin trabajo. Se me ocurren mil y una razones distintas de la desidia. Probablemente prefirió evitar el coste de ese curso de formación de idiomas al que aludes para destinar ese dinero a continuar pagando el colegio de sus hijos, la hipoteca de la casa en la que siempre han vivido o el préstamo del coche. Probablemente el inglés no haya sido una herramienta esencial en su puesto de trabajo anterior y no le dé la importancia o prioridad que tú le asignas, Probablemente él ha hecho ya números hasta quemarse las pestañas para que su familia no sufra cambios drásticos derivados de la ausencia de ingresos. Probablemente esté angustiado porque los ahorros de los que están tirando para vivir menguan a la velocidad de la luz. Probablemente empezó por suprimir gastos personales superfluos: su cuota de gimnasio (“ya saldré a correr al parque”), la cerveza y la tapita de las tres (“si hasta me viene bien para bajar unos kilos”), la escapada de fin de semana (“en casa se está tan a gusto”), las entradas de cine (“alguna película buena pondrán en la tele”), las vacaciones en la playa (“hace tiempo que no vamos a la casa del pueblo de mis padres, con lo fresquita que es en verano”). Probablemente ahora esté en el nivel dos y tenga que decirle a sus hijos que este año no habrá actividades extra-escolares, que tienen que dejar el fútbol y el kárate, la danza y las clases de inglés (que a sus hijos sí les paga porque “a ellos que no les falte de nada”); y respire con falsa calma porque este año todavía puede pagar el colegio privado o concertado al que asisten. Probablemente este otoño no haya ropa nueva en el armario y el presupuesto para la cesta de la compra se reduzca un cincuenta por ciento. Probablemente el coche ya ni lo usa porque la gasolina está imposible. Pero te aseguro una cosa: si tú le ofreces un puesto de trabajo para el que se precisa un nivel alto de inglés, él hará un curso de inmersión lingüística y estará preparado para la fecha que le pidas, así tenga que estudiar día y noche. Pídeselo y lo hará. Pero, por favor, no le juzgues. Hay más héroes de los que puedas imaginar.

    • Hola Patricia, no puedo dejar de decirte que tus comentarios son siempre mejores que mis posts.

      Tienes razón. El juicio es muy duro. Pero he querido que lo fuera porque, como ya he escrito alguna vez, en este blog hablo (y disculpa) principalmente para mí. He querido hablar de una esas frases que utilizamos con frecuencia para engañarnos a nosotros mismos. Yo también lo he hecho alguna vez. Da igual si el ejemplo es real o no, o sólo parcialmente. Pero sirve para ilustrar.

      En ocasiones hablo de malas prácticas, como esta, adjudicándolas a un tercero. A veces soy yo mismo. Prefiero el relato así.

      Porque lo importante de posts como este es que no se me olvide que “pídeme lo que quieras” suele ser una gran mentira a nosotros mismos. Y que grabado a fuego, cuando me sorprenda a mí mismo diciéndola, pueda rápidamente saltar una alarma que diga: “mentira en camino”.

      Lo que tú haces es la defensa de un héroe. Porque el que ilustras lo es, sin duda. Si algún héroe como el que describes lee el post, le pido disculpas si le he ofendido.

      Hablaba de desidia y falta de voluntad, no de equivocarse con la mejor intención y el mayor de los esfuerzos. Estos últimos merecen todo mi respeto y un comentario como el tuyo: brillante, honesto y también muy duro, pero bello. Y muy cierto.

      • Patricia on said:

        Me gusta cuando coincido. Me gusta cuando discrepo. En cualquier caso, me gusta leer tus artículos: son estimulantes.
        ¡Y me ha encantado la foto del super héroe americano que has elegido para ilustrar el post! ¿Recuerdas la canción?
        🎶 Believe it ir not I’m walking on air…🎶
        Gracias! 😉

      • ¡Gracias a ti!

  2. Patricia on said:

    🎶… or not.. 🎶
    Vaya con el corrector…

  3. Terry Gragera on said:

    El post de Jorge y los comentarios de Patricia son, para mí, la prueba de que, en algunas ocasiones, se puede mantener algo y justo lo contrario, teniendo razón en ambos casos. Estoy de acuerdo con Jorge en que hay gente que se toma el paro como un periodo sabático, en todos los sentidos. Pero también he conocido alguna situación, como la que describe Patricia, en la que el padre de familia se ve inmerso en una vida tan difícil como la que ella expone. Lo que ocurre es que hasta hace pocos meses, en España era posible hacer cursos gratuitos para desempleados, y muchos no se han aprovechado de esa posibilidad. Quizá porque lleguen a su retiro forzoso en casa tan desgastados psicológicamente por la incertidumbre previa ante la posibilidad de perder el trabajo, que no tienen fuerzas para comenzar… O porque piensan que si no lo han hecho hasta ahora, no trabajarán en inglés, ya que su nivel no se lo permite. O porque nunca imaginaron consumir todo el periodo de prestación sin encontrar nada. Quién sabe…
    Lo que está claro es que hay muchos más héroes de los que pensamos, como diría Patricia, y que, como señala Jorge, el “pídeme lo que quieras menos…” es una gran mentira, porque el “menos” tiene, casi siempre, doble fondo como el sombrero de los magos.

    • Son dos enfoques complementarios. Hablas, Terry, del desánimo o desgaste psicológico. Es quizás lo más habitual. Todo ello tremendamente humano, pero es lo que trato de recordarme en posts como este que escribo también para mí: ni es bueno, ni se merece el que lo padece y su entorno no luchar contra ello.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 86 seguidores

%d personas les gusta esto: